Blanca Eekhout Gómez

Artículos / Blanca Eekhout

12.sep.2009 / 07:17 am / Haga un comentario

La maldición de Malinche, más de 500 años de masacre, esclavización, saqueo y exterminio; parecen un castigo a la ingenuidad, la credulidad y la ignorancia. Si por un instante se confundió al sanguinario invasor con el dios barbado de alguna profecía, se le abrió la puerta a Caín y este impuso su saña, su locura y su barbarie, pero el mayor castigo y la más terrible condena que aun podemos sufrir, es la desunión y el olvido, pues en su reino estaríamos obligados a vivir mil veces el mismo destino.

Esta tierra de gracia y desgracia ve a los invasores como dioses que encima de sus briosas bestias, cubiertos de metal, lanzan sonidos sordos que dejan bañado en sangre a nuestros hermanos. Ahora el invasor pretende surcar el cielo, amenaza con escupir un plomo que no se oye sino hasta que la tierra se vuelve un hueco profundo y le destruye hasta las entrañas.

La maldición sigue viva, un grupo de habitantes sin memoria que aman a sus amos y desprecian a sus hermanos, le da la bienvenida al invasor y pretende entregarle la tierra para que instale su planta insolente. Los que hoy marchan con pancartas en inglés, los que piden a gritos que los dueños del norte ocupen el sur, ya no tienen el perdón de la ingenuidad y la ignorancia, son responsable del odio y el miedo que sienten contra sus propios hermanos.

Pero esta maldición tiene un conjuro, Tupak Amarú anunció que volvería hecho millones. Chávez, Evo y Correa entre otros, representan cada uno a millones de hombres y mujeres de esta tierra. Es el tiempo de la vuelta, tiempo del Pachacutik. El conjuro está en la conciencia, en exorcizar el olvido, en invocar la unidad y sobre todo, en impedir que quienes nunca se han sentido parte de esta tierra comanden a nuestro pueblo; los que son esclavos aunque no tengan cadenas, los que se creen capataces de nuestros sueños, los lacayos que traicionaron a Bolívar y pretenden hoy, seguir vendiendo La Patria por una Visa y unas monedas.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.